sábado, 6 de febrero de 2016

Hecho en casa / Pan casero / No te quedes sin tu pan

Uno de los aromas que más disfruto de mi cocina, es el de la levadura, la magia que produce en la masa, esa capacidad de dar vida a una mezcla de harina y agua.

Buscando y probando varias recetas, modificando cantidades e ingredientes, di con esta masa, que no hay forma que te falle, lo único que hace falta es un poco de voluntad, y dedicarnos a la cocina.

Este pan lo hice, para compartí una picada con mis amigos, obviamente, no quedaron…ni las migas!!!

Salame, quesillo y pan casero, el mejor trio sobre la mesa!!! 



Ahora sí, manos a la masa!!!

Ingredientes

- 50 ml de leche
- 25 ml de aceite de oliva
- 25 gramos de levadura en pan
- 200 ml de agua
- 1 ½ cucharadita de sal
- ½ cucharadita de azúcar
- 400 gramos de harina común

Preparación:

- Calentar la leche, y en un bols, incorporarle la levadura y el azúcar, disolver bien tapar y dejar reposar por 15 minutos.

- Una vez pasado el tiempo de fermento, en un bols grande, ponemos la harina, hacemos un hueco en el medio, incorporamos el aceite, la sal y el fermento  y poco a poco vamos agregando el agua.



- Amasamos hasta lograr una masa que no se pegue en las manos.

- Espolvoreamos la mesada con harina y amasamos unos minutos, la colocamos en un plato y dejamos reposar por una hora, tapada.



- Una vez ya leudada la masa, divinos en dos bollos, hacemos los cortes y espolvoreamos los bollos con harina, cubrimos con un repasador,  y dejamos 15 minutos más.



- Trascurrido el tiempo, solo resta cocinarlos hasta que dore, y cuando golpes la costra esta debe sonar crocante.



No hay excusas para tener un pan en casa recién salido del horno!!!

Animate y amasa! Que nunca falte pan hecho por vos en tu casa!!!