domingo, 19 de julio de 2015

Parte I: La cocina de la abuela, aromas e historias de familia / Tradición

Grandes tablones de madera, harina por todos lados, historias que se cocinan, una cacerola con el agua hirviendo para colocar unos tallarines amasados con una vieja receta de nuestra abuela, el cucharón en la salsa, los azulejos salpicados del hervor, pareciera que la cocina se transforma a la hora en la que sus puertas se abren para nosotros, para armarse de buenos recuerdos e historias, para traer al presente a quien algún día, nos hizo entrar en este mundo, por sus recetas, por el amor que implica cocinar para nuestros seres queridos, nuestros amigos. 

Es aquí donde la tradición se involucra, por que, aquellos inmigrantes que vinieron de Europa, a formar una nueva vida con sus pequeñas valijas llenas de sueños e historias, una que otra foto vieja, quizás algún especiero para traer hasta aquí los aromas de su pueblo, para no sentirlo tan lejos. Eso es la tradición, el recordar y mantener vivas nuestras raíces. 

Cuanto de ello quedo hoy en nuestras cocinas, en las recetas que sin darnos cuenta día a día preparamos. Incluyeron en nuestro paladar un gusto diferente, nos enseñaron a volar con la imaginación del sentido de la degustación, tanto que si cerramos nuestros ojos nos encontramos en algún pueblo español, disfrutando, una clásica tortilla de papa con chorizo colorado, una copa de vino y el calor de la familia a nuestro lado. 

Nuestra gastronomía argentina esta marcada por tres descendencias tradicionales, ellas son la española, la italiana y la criolla propiamente americana. La influencia italiana se revela en la importancia de las pastas frescas en la mesa familiar, en las innumerables pizzerías y heladerías que pueblan las ciudades, sobre todo en la zona central de la Argentina. 

La influencia española se refleja en el interés por los embutidos, los vinos, la tortilla de papas –tan común por estas tierras que parece haber nacido en Argentina-, y en las zonas pesqueras, por los abundantes restaurantes especializados en paellas y mariscos. 

La cocina del Noroeste argentino está muy influida por los pueblos prehispánicos. Cabe destacar los guisos con maíz, papa, porotos, carne de vaca, cerdo o llama. El locro y la carbonada, los tamales y la humita son platos típicos de esta región que no pueden dejar de probarse. 

La cultura gastronómica es muy importante para los argentinos. Siempre encontramos una buena excusa para reunirnos alrededor de la mesa y compartir una comida en familia o con amigos. 

Mi abuela, Mama del Tata, fue mi gran maestra de la cocina. Aquí, la única fotografía que comparto es la de ella, quien merece el homenaje.